Tecnología en la educación

Netbooks Conectar Igualdad

Mucho se ha dicho sobre la revolución que plantean las nuevas tecnologías en términos de aprendizaje escolar hasta el punto que los estudiantes de hoy se mueven en un contexto totalmente diferente que abre perspectivas mucho más allá del aula real. Su verdadero aprovechamiento merece someterse a una continua reflexión.

Aunque no se puede pensar una escuela que no contemple la integración de tecnologías de la educación, hace falta una mirada más integral que incluya a los estudiantes y su contexto, así como a los componentes del sistema educativo: currícula, evaluación y organización escolar.

Vincent Quan, de Estados Unidos, presentó algunos resultados de un estudio realizado por Poverty Action Lab para América Latina y el Caribe. Una de las más destacadas conclusiones fue la que confirma que la mejor tecnología queda desaprovechada en términos de aprendizaje si hay fallas en su adecuación: una computadora, un celular o una tablet en sí mismas no mejoran la enseñanza y pueden, incluso, contribuir a la distracción del alumno.

También se comprobó que las tecnologías en educación no tienen que ser caras para ser efectivas, que el aprendizaje asistido por computadoras funciona mejor cuando el contenido se personaliza para cada alumno y que el presencial muestra mejores resultados que la enseñanza a distancia.

Como bien destacó Manuel Álvarez Trongé, presidente de Educar 2050, es indiscutible la relevancia de la tecnología para el logro de mejores aprendizajes, pero no cualquier tecnología ni tampoco cualquier uso. El papel del docente es clave en estos nuevos escenarios, tanto como comprender que las redes sociales y la innovación que suponen han creado, y seguirán creando, nuevos entornos de aprendizaje.

Extracto del editorial de La Nación.